El desván de relatos

Las playas del mar Rojo

Camina muy cerca de ellos, pisándoles los talones. Lev sigue enseñando el vídeo a diestro y siniestro y no se entera de nada. Pero yo sí. Veo cómo Izsak agarra las dos cabezas y las hace chocar entre sí como bolas de billar, y cómo derriba de un puñetazo a uno de ellos. El otro, aturdido aún por lo ocurrido, recibe su hostia…

leer más

El cabrón perdido: una historia trashumante

Pero al comienzo de la subida por el Barranco del Judío el rebaño se para en seco. Se hace un silencio repentino. No quiere continuar. Ismael se desgañita silbando y dando órdenes a los careas, pero las ovejas no se mueven. Se agrupan en corros, como si murmuraran.

Los pastores se miran y comprenden: ¿dónde está el macho? ¡me cago en la puta! ¿dónde está el cabrón?

leer más

Insatisfechx

Te dejas barba hipster. Adquieres camisetas feministas compradas en Zara. Comienzas a ir al gimnasio. Las ingles brasileñas. Tomas zumos ecológicos y comes shushi. Eres runner porque es mainstream…

leer más

Aproximaciones terrarias al tiempo detenido

Antón sentía como si estuviera en una bola de cristal, que alguien había agitado el mundo y todo estaba del revés De pronto, se fijó en el arenero del parque. Nunca se había percatado que allí había uno. Frenó en seco y se acercó. La arena de aquel cuadrilátero no le parecía normal. Tampoco era normal el propio arenero. Desde el columpio parecía más pequeño, pero estando enfrente de él parecía que tenía millas de extensión…

leer más

El barbero de Sevilla (Cómo conocí a Dilip Ícaro)

Abajo en la plaza, apoyado en una columna, había un tipo bajito con traje, barba cuidada y peinado con raya a un lado. Llevaba en su mano un enorme girasol. “Nervión Plaza, mañana, 20.45h, girasol”. Sin duda era D. Ícaro. Casi al instante aparecieron dos tipos asiáticos caminando hacia él, uno bastante corpulento con camiseta de tirantes, el otro más menudo pero con pinta de peligroso. En su reluciente cabeza afeitada se podía distinguir el tatuaje de un hombre-dragón. ¡No puede ser! ¡El tipo del Soho! Lo que ocurrió después duró sólo un minuto (…)

leer más

Vivian

Un pájaro negro se estrelló contra su ventana esa misma mañana. Fue un augurio de lo que sucedería unas horas más tarde, un aviso oscuro que no supo interpretar, en parte infravalorado por la premura que invadía su ánimo. Quería llegar a tiempo al evento que tendría...

leer más

La dehesa

Justo antes del momento crucial de su obra improvisada, la percusión comenzó a tomar un inesperado protagonismo, algo que la desconcertó. Primero empezaron los redobles de los timbales que iban escalando poco a poco y, de repente, un sonido ajeno a la orquesta sinfónica imaginaria resonó en su auditorio cerebral. Un bang de escopeta.

leer más

Magia Negra globalizada

Salimos del mercado y nos sentamos en un banco frente a la iglesia. El señor Chang hablaba sin parar, pero yo era incapaz de concentrarme. Su amigo no me quitaba el ojo de encima. De pronto me cogió la mano y la colocó sobre su regazo.

–Bryan sólo quiere leerte el futuro –me explicó el señor Chang–. No tienes por qué preocuparte.

En ese momento recordé, horrorizada, que había olvidado el amuleto en casa. ¡La primera vez en un año! ¡Y justo cuando más lo necesitaba!

leer más

El capitán fantasma

Cuando llegó mi turno me deshice pronto de aquella fijación poderosa. Era demasiado, ya conocía esa sensación de temor y desamparo. Recuerdo que bajé rápidamente la vista y me concentré en sus botas, duras pero desgastadas, por un momento me hicieron viajar en el tiempo y elucubrar los pisadas pasadas de aquel hombre misterioso…

leer más