Los Barberos

 

Amalfitano

Hombre de negocios. Filántropo. Filósofo. Apasionado de la lectura y los viajes. Inspirador, conector y desarrollador de talentos. Buscador obsesivo e infatigable de la esencia de las cosas. Creador y máxima autoridad de este proyecto. “Las Barbas de Platón” es un juego virtual con el que todos vamos a divertirnos. Yo el primero.

Igor

Backpacker de vocación. Ciudadano del mundo. Aprendiz de escritor. Estudiante en la Universidad Complutense de Madrid (sólo para complacer a mis padres). Opino que todos deberíamos tomarnos, como mínimo, un año sabático para conocernos a nosotros mismos. Odio el consumismo y la contaminación de las grandes ciudades. La mayor de todas las riquezas es viajar y descubrir que no estamos solos en el mundo. ¡Podemos aprender tanto de otras culturas! ¿He mencionado ya que me encanta viajar?

Orion Satori

Cuidado con mis palabras porque cortan como el sable, con mis manos porque vuelan como el viento, con mis ojos porque queman y seducen como el fuego. No pongas barreras al torrente de mi luna roja. Si osas, te atravesaré con mi frío acero y derramaré tu sangre. Si sobrevives al envite, estarás más cerca de la verdad que anhelas.

Miguel Martí

Demasiado loco para el país de los locos, huí tras la cordura original y descubrí que no hay persona en el mundo que no la persiga, moviéndose a tientas entre tinieblas, como niños en la oscuridad. ¿Es esta búsqueda sin fin la Condición Humana? La respuesta se la dejo a ustedes, yo me limito a escribir sobre ella.

Almudena La Invisible

Nadie me ve y yo todo lo veo, incluso hasta lo que no quiero ver. Pasar desapercibida tiene sus ventajas. Lo habitual para mí es ver a las personas a ras de suelo. Durante horas permanezco tirada en la acera, pidiendo un trozo de pan o recogiendo esas monedas que tan poco valor tiene para los otros pero, sin embargo, me cuesta tanto ganarme. Escribiré cuando pueda. Un centro de la Cruz Roja me deja venir a asearme, de vez en cuando, y escribir correos para no olvidar que algún día yo fui secretaria de dirección.

Don Shave

Soy un espíritu libre, aventurero y viajero. Improvisador, “constructor de metáforas” y “tejedor de sueños”, jamás pongo límites a mi fantasía. Amo a las mujeres, la buena literatura y soy muy sensible con las desigualdades sociales y las injusticias en general. A menudo me enciendo, aunque el autocontrol y la diplomacia son mi hábitat natural.

Dani Chinaski

Soy de esos escritores que prefieren beber a solas y en silencio. Detesto la música comercial, la televisión y a la gente que habla alto. Vivo en una pensión de mala muerte en el gueto más ruidoso de Detroit. Odio viajar, pero mis padres me obligan a hacerlo constantemente. Mi ideal de felicidad es estar metido en mi bañera, con mi vaso de whisky y mi máquina de escribir. El día que se me acabe la inspiración me suicidaré.

Viajer Bagdad

Viajero impenitente, me gusta más viajar en el tiempo que en el espacio: un trayecto en tren por la noche proporciona multitud de imágenes ensoñadoras. Vivo en un mundo absurdo, donde las piezas no encajan, plagado de situaciones contradictorias, en el que sólo la música me sirve como vehículo de comunicación universal. Con mis cuatro manos uso de la literatura para intentar resolver de forma mágica continuos puzzles y rompecabezas indescifrables. ¡Ah!, se me olvidaba, no me gustan los concursos de TV.

Dilip Ícaro

Idealista y empático, trato de exprimir cada día el jugo de la vida. Gota a gota me empapo de los estímulos sensoriales que me rodean. Soy un búho acechando en la noche, un amante de los detalles que pasan inadvertidos y un solucionador de problemas con la ambición de un gladiador. Me gusta perderme en mundos imaginarios y flotar en mis propios pensamientos. La armonía es mi escudo y la creatividad mi espada.

Yaccaré

Soy un puma que maúlla en la noche y contempla la belleza de la muerte, deleitado por el drama de la existencia y por las frases impenetrables que no entiendo ni yo. Siempre estoy ocupado en proyectos que me llevan hacia ninguna parte, navegando solo. A veces sueño que vivo en un desierto aunque, al despertar, siempre es una estepa fría. Soy un sollozante perdedor, sin fe, que quería parecerse a los grandes. Un gamebundo de su suerte, sea lo que eso signifique… Mi nombre… ¿qué más da? Si queréis, podéis llamarme Yaccaré.

La Chica del Escáner

Lectora empedernida, especializada en la búsqueda de información y con un ojo clínico para identificar errores gramaticales y ortográficos, especialmente los ajenos. Aunque mis dotes narrativas no han despertado todavía, está entre mis planes a corto plazo compartir lo que sueño cada noche, la parte menos racional de mi misma, la voz dormida de mi inconsciente.