Para: igor99@gmail.com

Asunto: Regalo de cumpleaños

Querido Igor:

Lo primero de todo, felicitarte por tu dieciocho cumpleaños. Tu madre me ha dicho que estás a punto de empezar con el papeleo de ingreso en la universidad y que sigues dudando si matricularte en ADE, Ingeniería Química o INEF. Nada más lejos de mi intención que disuadirte de continuar tus estudios, pero te conozco bien y sé cómo te sientes en estos momentos. Yo mismo pasé por tu situación hace muchos años, antes de convertirme en tu “tío el billonario”. Quería estudiar Filosofía pero mis padres me convencieron para meterme en Economía.

Desde que empecé a prosperar en los negocios, siento un enorme vacío espiritual que ha ido creciendo con los años. Las únicas formas que he encontrado de suplir esa carencia han sido la lectura y los viajes, pero me sigue faltando algo. Hace un par de meses, releyendo un libro de Chesterton, se me ocurrió embarcarme en un nuevo proyecto. Quiero crear una Sociedad Virtual Clandestina de Relatos Literarios. Mi objetivo es reunir un elenco de escritores no consagrados dispuestos a experimentar con el género del relato y a compartir sus obras con lectores de todo el mundo. La Sociedad se llamará “Las barbas de Platón”.

Sé lo que estás pensando: ¿Cuándo viene mi regalo? Probablemente esperas algo a la altura de una ocasión tan especial (un coche o incluso una casa). No me subestimes, querido Igor. Lo que voy a regalarte es infinitamente más valioso: un año para recorrer el mundo y pensar qué quieres hacer con tu vida. ¿No suena mal, verdad? Lo único que te pido a cambio es que me ayudes con la logística de mi nuevo proyecto. Tu primera misión, a realizar durante tu viaje, consistirá en buscar miembros para la Sociedad. Por un lado, necesitamos encontrar diseñadores, programadores y especialistas en redes sociales capaces de dotar a la web del mejor aspecto y difusión posibles. Por otro, requerimos de escritores de relatos con talento y dispuestos a participar activamente. Dispondrás de fondos ilimitados para tu viaje y libertad para elegir el equipo. Haz saber a los candidatos que en nuestra Sociedad se respetará por encima de todo su libertad creativa. No pretendemos cambiar su esencia ni su estilo. Queremos simplemente ayudarles a potenciar su talento y evitar que caiga “en saco roto” (como dijo Sartre: “Sin obra de arte, el talento es meramente potencial”). Nuestra Sociedad será además un excelente elemento de unión entre autores y lectores. A través de ella, sus obras gozarán de una difusión con la que jamás habrían soñado.

Soy consciente de que mi proyecto es ambicioso y de que quizás no te sientes capacitado. No te agobies, Igor, yo confío en ti. Para tener un hilo del que ir tirando, puedes empezar por un tipo al que llevo tiempo siguiendo de cerca. Su nombre es Donald Shave. Me ha llegado el soplo de que se encuentra actualmente en el barrio chino del Soho, en Londres. Creo que sería una buena forma de empezar tu misión y de ir curtiéndote. Si le caes bien, tal vez te recomiende algún otro escritor para la Sociedad. Te advierto que no será fácil convencerle y que probablemente quiera dinero a cambio. En ese caso, tienes “manga ancha” para conseguir un compromiso por su parte. Su incorporación es prioritaria.

Tómate unos días para pensártelo y hablarlo con tus padres. Si decides aceptar, nos reuniremos la semana que viene para ultimar los preparativos de tu viaje y darte algunas instrucciones. Por el momento, sólo una cosa más: según vayas reclutando miembros del equipo, quiero que me escribas un correo explicándome cómo fue el encuentro con cada uno de ellos. Trata de expresarte en forma de relato, te servirá de práctica.

Con cariño, tu tío:

Amalfitano