Relatos independientes

Como mensajes en una botella, irán apareciendo periódicamente relatos aislados de nuestros barberos. Serán inclasificables, únicos e irrepetibles.

El pescador

Lidia, sentada a popa, mira absorta a su abuelito remar en la punta de la canoa. Está maravillada por la facilidad con la que el viejito hace avanzar el pequeño bote contracorriente: hunde la pala del remo, ancha y puntiaguda, con tanta delicadeza que no salpica más que unas pocas gotas; no empuja el agua, tan solo la acompaña en su descenso, suavemente, acariciándola antes de separarse de ella; eleva el remo y lo cambia de lado, recolocando las manos; lo vuelva a sumergir dulcemente y así repite una y otra vez, con la canoa pegadita al canto, donde el agua baja más despacio que por el centro del río.

leer más

Muerte en la página 184

Hacía años que sus libros de poemas, de narraciones breves, de novelas y sus columnas diarias en los periódicos le habían hecho un conocido escritor. Desde muy joven había sentido la facilidad para el verbo y la incapacidad para el número, el gusto por las letras y la...

leer más

Seres de arena y agua

En mi último viaje he conocido a unos seres extraordinarios y me gustaría presentártelos. Además, escribir sobre ellos ayudará a hacerme una idea más concreta de lo que son. Ahora entenderás el porqué. Los encontré en un oasis esquinado del desierto más grande que nadie haya imaginado nunca…

leer más

Cuadro

El cuadro era observado con fingido interés por alguna especie: ¡significa la nada, el vacío!, dijo uno; ¡qué va!, dijo otro, es la eternidad, el universo cargado de energía. Pero ¿no veis ese punto negro apenas perceptible?, repuso un tercero, el individuo, es el individuo frente al todo, una atrevida apuesta por la libertad…

leer más

El concierto de John Mayall  

De repente estaban detrás de nosotros: ella y yo, con las melenas sueltas, aún con tanto abrigo se notaba su calor. No sé, tal vez se pudiera ver el vapor encerrándola por el choque del frío y su esencia vital. Ellos tenían la pinta de malotes del barrio: se pusieron en fila detrás de nosotros; una sombra negra, un presentimiento de mala pata; empezaron a cerrar la distancia y a silbar; llevaban botes de cerveza congelando las manos, sin guantes; esto iba a salir mal…

leer más

Bailando con mofetas

Tengo un resfriado que me coge las dos partes del cuerpo. Mis narices arrojan mocos de un modo sucesivo. Me sueno con moqueros de papel cogidos en los servicios de los bares que visito; alguno se me escapa y cae contra el suelo. Uno me ha parecido la gémula de...

leer más

Retrato de una dama

(…) Tenía el arco de las cejas bien dibujado, sin llegar a empalagoso, la frente chiquita, igual que la boca, el óvalo perfecto pero humano, nada almibarado y dos escarabajos negrísimos y brillantes en los ojos. Era preciosa. Una historia de “El Coronel Sinatra”....

leer más

El desahucio

El desahucio. Carta al Sr. Amalfitano Viajer Bagdad. A veces al repasar la prensa aparecen noticias aparentemente irrelevantes, aisladas, fuera de contexto, se cuelan… y refieren algunos hechos luctuosos ocurridos en lugares cercanos de nuestra geografía y que tienen...

leer más

Mensaje encriptado

  De: viajerbagdad Fecha: 4 de abril de 2018, 17:45 Asunto: mensaje encriptado Para: lasbarbasdeplaton     Queridos amigos: Al volver de vacaciones de Semana Santa y poder por fin descansar de capirotes, tambores y trompetas, me encontré en el buzón un aviso de...

leer más

Las playas del mar Rojo

Camina muy cerca de ellos, pisándoles los talones. Lev sigue enseñando el vídeo a diestro y siniestro y no se entera de nada. Pero yo sí. Veo cómo Izsak agarra las dos cabezas y las hace chocar entre sí como bolas de billar, y cómo derriba de un puñetazo a uno de ellos. El otro, aturdido aún por lo ocurrido, recibe su hostia…

leer más